«Cosas malas» del software propietario .. porque también las tiene.

Leo en el artículo «¿Tecnología obsoleta? Pásese al ‘software’ libre» las implicaciones legales de «copiar» software que el fabricante ya no quiere vender, pero que es una pieza clave para tu empresa. En el caso expuesto además se dan ciertas circunstancias hipotéticas que hacen que sólo se pueda usar ese elemento «retirado del mercado».

Que el software propietario tiene un «soporte» mejor «más interesado»  que el equivalente en Open Source, es innegable, pero es que por eso, entre otros conceptos, pagas. El problema viene cuando ese software PROPIETARIO, porque debes recordar que sólo compras la licencia de USO, nunca el sotware, se convierte en pieza clave para tu empresa. La paradoja: Un elemento clave para mi negocio es propiedad de otro. Imaginemos (que esto si es gratis), que el propietario decide unilateralmente, porque además está en su derecho o por requisitos legales, eliminar una funcionalidad del producto que es justo la que en tu empresa concentra el 70% de su importancia vital. ¿ Qué puedes hacer ? Pues bajo estas premisas, más vale que el producto pertenezca a una empresa dispuesta a hacer excepciones, que no lo están todas debido al coste de mantener «versiones» diferentes, para clientes diferentes de un producto. Por ejemplo, mucho me temo que el principal fabricante de Sistemas Operativos, Procesadores de texto, hojas de cálculo, etc … No va a apreciar tu problemas como tal.

Desde mi criterio una aplicación Software (sea del tipo que sea) no es lo mismo que, por ejemplo, un coche desde el punto de vista de la fabricación. Para comprar, por ejemplo, un SEAT 600 recién salido de la cadena de producción, el fabricante tendría que para la producción actual y montar una cadena de producción ajustada al vehículo que demandamos, para poderlo fabricar. Sin embargo para comprar una LICENCIA de uso de una de las primeras versiones del Sistema Operativo para ordenadores de sobremesa más conocida y que hace solo unas semanas se ha retierado del mercado, el fabricante tendría que coger un CD y copiarlo. (Un producto Software se fabrica una vez, se genera un «master», copia maestra, y se duplica, NO ES NECESARIO CAMBIAR NADA EN LA «CADENA DE PRODUCCIÓN»). Como se puede apreciar las implicaciones en uno y otro caso son muy distintas.

El artículo completo, y recomendable su lectura, en la Web donde lo he leído.

¿Quién se ha llevado mi queso?

Echando un vistazo rápido a mi fuente principal de noticias ( 😉 ), encuentro 2 relacionadas ( una y dos ) y que siempre que leo algo sobre el tema, llego a la misma conclusión.

Una de las cosas con las que más se machaca en el ámbito empresa es la necesidad de adaptación de tu negocio a:

  • El entorno
  • Necesidades de los clientes

El tema de las discográficas (no, no me refiero a las acompañantes de Rodolfo) es un tema que supongo (y sobre todo espero) se trate en un futuro en cualquier Master y carrera relacionada con el mundo empresa, si no se está usando ya como «caso», pues creo que es uno de los mejores ejemplos de como no actuar y dirigir un negocio.

mmm Pero si no es únicamente una Discográfica en concreto, si es el Sector!!! Mejor aún, el mejor ejemplo de como no se debe dirigir un negocio y seguir los pasos del sector en el que actúas.

Señores, ¿nadie les a dicho que corriendo los tiempos que corren la empresa tiene una necesidad imperiosa de reinventarse constantemente para dar al cliente lo que el cliente desea? ¿Pero esto no era una máxima en marketing? Pues esta gente o no la conoce o no lo entendió cuando lo escucharon.

Esta claro que el modelo de negocio tradicional de las discográficas era lo que las compañías deseaban, no lo que los clientes demandaban, pero claro no había manera alternativa de obtener el producto/servicio (aunque siempre han existido las copias ilegales, para que engañarnos <cassettes>) hasta que allá por 1.995 (que lejos se ve ya, ¿no?) aparecen las «autopistas de la información» y con ellas un efecto colateral no previsto por los grandes intereses económicos: ¡Internet llegó para quedarse, Y PONER EN CONTACTO A LAS MASAS!

Y aquí es donde comienzan los problemas y crecen de manera exponencial. No ha sido hasta después de muchos años (unos 15), cuando se han decidido a mover ficha y buscar alternativas, ofreciendo al cliente, lo que el cliente desea. Esta claro que los beneficios que obtenían cuando actuaban en cierto modo como un monopolio, hoy en día son difíciles de obtener, pero es que no siempre llueve a gusto de todos.

Recuerdo que hace unos años, justo previo a un cambio organizacional importante, nos regalaron un libro a todos los empleados «¿Quién se ha llevado mi queso?». Me parecio especialmente interesante la forma en la que se narra y lo ilustrativo y grafico que es: O cambias y te adpatas, o estas muerto.