Estudiar a distancia

Siempre que digo que «estoy estudiando en la UNED» el comentario que oigo es el mismo «estas loco, yo no podría». La verdad es que en cierto modo, no les falta razón. Estudiar a distancia, supone con mucho, un esfuerzo ya no sólo intelectual, sino de voluntad.

Hasta este año, y ya llevo unos cuantos, no he asistido a ninguna «tutoría» porque la verdad no tenía demasiadas buenas referencias de ellas, pero dado que el año pasado no obtuve los resultados deseados, pensé que al menos me forzaría a estar pendiente de las asignaturas en las que me he matriculado todo el cuatrimestre y no solo el último  mes.

La verdad es que las asignaturas a las que estoy asistiendo a tutorías son de las espesitas (matemáticas y temas afines!!) pero el pasado lunes casi rompo a llorar en la misma clase y me suicido al finalizar las 2 horas de tutoría. Hacía tiempo que no prestaba tanta atención a algo, para acabar sin comprender absolutamente nada. Y lo peor es que creo que no sólo me ocurrió a mi, había que ver las caritas que tenían el resto de compañeros que asistieron a la misma tutoría.

Menos mal que mi planteamiento era y es el de forzarme a pensar semanalmente en la/s asignaturas, porque de lo contrario, dejaba de asistir pero ya.

Si, estudiar a distancia es muy difícil. Lo que no sé es si estudiar en la UNED esta recompensado (mejor visto) que hacerlo en otras universidades, desde el punto de vista de la empresa, porque lo que está claro es que quien estudia en la UNED, otra cosa no, pero fuerza de voluntad y tesón .. a toneladas!!!

Y vió Dios que era bueno e introdujo la Tecnología en la UNED.

Pues si, así como lo lees.

Ayer por primera vez desde que estoy matriculado, percibí atisbos de evolución tecnológica en la UNED. Para el que no lo sepa, que supongo que seréis entre 0 y ninguno de vosotros,  la UNED es la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Es por esta matización de «a Distancia» por la que creo que la UNED debería hacer un esfuerzo mayor por mantenerse a «la última moda» tecnológica, si no ¿ dónde va a parar la «pasta» de la matricula? Bueno este es otro tema.

Estudiar a distancia es dificil, para que vamos a engañarnos. Tienes pocas o ninguna (dependiendo de tu tiempo libro) ocasiones de «presenciar» clases (las tutorías) que aunque pueda parecer lo contrario ayuda a:

  • Encontrar el contexto de la asignatura, e intuir por donde pueden ir los tiros en los exámenes
  • Estar en contacto con la materia al menos semanalmente (lo deseable sería estarlo todos los días, pero también es deseable que todos tuviésemos una casa de 200 m2, y sin embargo no es así)
  • Conocer a compañeros de penurias .. ya se sabe mal de muchos, consuelo de tontos.

Estas, entre otras muchas cosas..

Esta «Distancia» se podría mitigar, obviamente, con el uso de las tecnologías de la Información. Vale, vamos a ser legales y decir que los «cursos virtuales» son muy útiles, aunque para ser sincero, en mi caso lo son en el 90% de los casos por la información que puedes intercambiar con otros compañeros, ya que lamentablemente no todos los tutores proporcionan el mismo grado de ayuda.

Como todo, mejorable, pero al menos existe.

Lo que me lleva sorprendiento desde que estoy matriculado es la necesidad de presentar la matricula de manera «física». Es cierto que en estos dos últimos años ya no hace falta llevarla personalmente a la UNED, que ahora se puede hacer por correo postal. Aún así, ¿ a alguien se le ocurre alguna otra forma de hacer esto ?

¿ Por qué lo de la evolución de ayer ?

Se ha implantado la ¡ valija virtual ! Si, como lo lees!! Hasta este cuatrimestre, el proceso para comenzar el examen era de lo más pintoresto:

Un conserje del centro a voz en grito llamaba a los alumnos de cada una de las 6/7 asignaturas que se exameminan concurrentemente, le seguiamos en fila india como si de la mama pata y sus patitos se tratase, y ya una vez te depositaba en la clase, los profesores que vigilan el examen organizaban como y donde debías sentarte.

Esto ya es historia. Ahora llegas y unos 10/15 minutos antes del examen, haces fila (esto al parecer es algo recurrente!!) para presentar tu carnet de la UNED (a partir de ahora obligatorio) y, aquí viene lo sorprendente, ¡ el examen se imprime ad-hoc para el alumno y te indica donde debes sentarte !

De verdad que me sorprendio muchísimo. No hace falta decir que el tiempo en el comienzo del examen, asi como la acentuación de los nervios pre-examen, disminuyen cantidad. ¡ Bien po la UNED !

Lo próximo es que no haya falta enviar una foto tamaño carnet para que te envien el carnet de estudiante a casa, sino que la puedas «subir» en el propio proceso de matriculación.

Poco a poco.

Estudiar en la UNED

Desde hace unos años estoy matriculado en la UNED. La idea es, poco a poco pues realmente no es una necesidad imperiosa, obtener, en mi caso, la licenciatura.

Esta semana y la segunda de Febrero son los exámenes del primer cuatrismestre, algo que representa uno de los 3 hitos en materia de «estrés» durante todo el año. El mes anterior a dichos exámenes intento concentrar el mayor número de horas posibles de estudio, que trabajando «por cuenta ajena» y teniendo otros proyectos en mente, se hace duro.

En mi caso, y después de experimentar con el número de asignaturas y el método de estudio, llegué a la conclusión de que sólo debía matricularme de 3 asignaturas por cuatrimestre (en mi carrera todas las asignaturas son cutrimestrales). De esta forma puedo dedicar un mes completo a cada asignatura y el último mes, dedicar una semana de estudio más concentrado y «práctico». Cuando empecé, intenté repartir el tiempo semanal entre todas las asignaturas del cuatrimestre, pero lo único que conseguí fue no terminar nunca un temario completo y estresarme excesivamente por intentar abarcar mucho de golpe. Decidí poner en práctica el esquema que he comentado antes, y de momento creo que funciona.

Aún así, y viviéndolo desde dentro, estudiar en la UNED cuando trabajas, tiene mucho mérito por el esfuerzo, constancia y automotivación que requiere. En mi caso, además de obtener una licenciatura, habré conseguido reforzar/corregir ciertas actitudes que obviamente eran mejorables.

Gracias a Dios, o mejor, gracias a los compañeros y a la tecnología, puedes encontrarte numeras webs con apuntes de cada asignatura, exámenes de años anteriores, foros de asignaturas, etc … que suponen un recurso inestimable para concentrarte en lo realmente importante, y no dispersarte e irte por las ramas, que sinceramente es muy sencillo al no tener una referencia clara de lo que es importante en cada asignatura y lo que es accesorio.

Me contaba un compañero que termino la carrera que comenzó en la UNED, que a medida que pasan los años/cursos, te vas dando cuenta de que hay menos gente haciendo el examen correspondiente, y es completamente cierto. Entre los exámenes de las asignaturas de 1º y las de 2º, a ojo de buen cubero pueda haber una media de un 30/40 % menos de gente, y si esto lo vamos extrapolando a cada uno de los 3 cursos que restan (hasta hacer 5), en las asignaturas de 5º debe haber veces en las que no se presenta nadie. Esto refuerza la idea de la necesidad de automotivarse para no abandonar, pues hay momentos en los que es verdaderamente fácil tirar la toalla.

Si estudias en la UNED, si eres compañero/a de penurias, ÁNIMO, es duro, pero merece la pena. Sabrás como yo el «subidón» que se siente cuando apruebas un exámen, aúnque sólo sea con un 5 (nota que para mi represanta matrícula de honor).